Sin hogar miles de familias en Hidalgo


Miles de pobladores fueron llamados a evacuar ante el pronóstico de más lluvias en Hidalgo. La gente que vive cerca del río Tula tendrá que abandonar sus casas para ponerse a salvo.

“ESTA ÁREA DEBE SER EVACUADA DE EMERGENCIA, SIGA LAS INSTRUCCIONES DE LAS RUTAS DE EVACUACIÓN PARA MÁS DETALLES ESCUCHE LA RADIO O LA TELEVISIÓN”, ADVERTÍA UNA GRABACIÓN A TRAVÉS DE UN ALTAVOZ.

Un integrante del Ejército Mexicano alertaba que una presa del estado acababa de reventar y el río Tula aumentaría tres veces su cauce, por lo que la recomendación a los habitantes era desalojar sus viviendas inmediatamente y buscar refugio en las partes altas.


Eran las 17:00 horas cuando el señor Mauricio Martínez cerró apresuradamente su tienda de abarrotes, tras lamentar la situación, “pero primero está la vida antes que lo material”.

“ES DURO, PERO TENEMOS QUE IRNOS; DUELE PERO TENEMOS QUE PROTEGERNOS”, SEÑALÓ AL NOTICIERO DE CIRO GÓMEZ LEYVA EN IMAGEN TELEVISIÓN.

Otras personas dueñas de una farmacia entraban a su local para rescatar las escrituras de la propiedad y algunas pertenencias, antes de abandonar el lugar.

Familias enteras tratando de asegurar puertas y ventanas con el fin de evitar lo más posible la rapiña, que lamentablemente en este tipo de tragedias siempre aparece.


Mientras tanto, en la carretera y los caminos de evacuación el caos era evidente, gente buscando ponerse a salvo, vehículos cargando colchones y enseres domésticos.

De nueve municipios por los que corre el río Tula, ocho localidades resultaron con afectaciones por el desbordamiento del caudal; además, otros dos resultaron con daños por los escurrimientos que éste vertió al río Salado con el que confluye.


El río se alimenta de las aguas residuales del Valle de México que llegan a través de los emisores Central y Oriente, así como el agua pluvial de la presa Taxhimay, del estado de México que desemboca en la Requena; más adelante inicia el río Tula que confluye en la presa Endo.


El río atraviesa Tula, Tezontepec de Aldama, Mixquiahuala, Progreso de Obregón -única población sin daños-, Chilcuautla, se desvía a Ixmiquilpan y Tasquillo hasta llegar a la presa Zimapán, donde se une al río San Juan y forman el río Moctezuma que continúa su cauce por Tamazunchale, San Luis Potosí.


El recorrido de las aguas negras se reparte además por canales de riego de la región del Valle del Mezquital y alimenta como afluente otros ríos, entre ellos El Salado, lo que provocó que desbordara, afectando a Tlahuelilpan y Tepeji del Río.


El presidente de la Sociedad Ecologista Hidalguense (Sehi), Marco Antonio Moreno Gaytán, afirmó que Comisión Nacional del Agua (Conagua) debe dar explicaciones claras de lo que ocurrió para que se registrara la inundación de Tula.


Cuestionó que resumir a que se debió a un desastre natural es minimizar un posible mal manejo del Túnel Emisor Oriente (TEO), inaugurado hace dos años.


Recordó que el TEO se inauguró en diciembre de 2019 y durante 2020 la zona centro del país registró poca afluencia de lluvias y sequía en varios municipios, por lo que no se tuvo la experiencia para su manejo.

“ESTÁN VENDIENDO LA VERSIÓN DE QUE ES UN DESASTRE NATURAL, PERO EL DESASTRE NATURAL DEBE ESTAR ASOCIADO AL VOLUMEN DE LLUVIA Y EL LUNES QUE SE INUNDA NO HUBO UNA LLUVIA DE INTENSIDAD COMO PARA QUE ESTO OCURRIERA”.

Moreno Gaytán recordó que el TEO descargaría en la Planta Tratadora de Aguas Residuales (PTAR) de Atotonilco de Tula, donde sería tratada.


“Aquí la pregunta es por qué si llovió tanto no se han registrado afectaciones ni en Atotonilco, ni en Atitalaquia, por posibles escurrimientos, suponiendo que hubiera llovido como dicen”.