SECTOR MINERO EN MÉXICO CON MIRAS HACIA LA MINERÍA RESPONSABLE


El nuevo paradigma en torno a la minera responsable da pauta a que las empresas apliquen modelos de gestión cíclica que atiendan factores sociales y ambientales.


De manera que en el sector se han empezado a orientar hacia la minería responsable.


En México, la minería genera 379,000 empleos directos y 2.27 millones de empleos indirectos y es una de las actividades económicas mejor pagadas con salarios 39%superiores al promedio nacional.


México se ubica entre los 10 principales productores a nivel mundial de 17 minerales. La minería representa el 2.3% del PIB Nacional y el 8.1% del PIB Industrial. Además, tiene presencia en 696 comunidades de 212 municipios en 24 Estados de la República Mexicana.


A nivel local las empresas mineras contribuyen a que en las zonas de influencia de sus proyectos, se desarrolle infraestructura y conocimientos, para las generaciones presentes y futuras, que promuevan el desarrollo socioeconómico y se aporte al fortalecimiento de la gobernabilidad.


En nuestro país ya existen empresas mineras que hacen más que aplicar mecanismos de acciones correctivas o preventivas de impactos, han gestionado estrategias de responsabilidad, social y ambiental, con elementos de innovación.


El objetivo es contribuir positivamente a las problemáticas socioeconómicas y ambientales de la zona de influencia.


A nivel Global existe un mayor interés y preocupación por el impacto de la minera. Hay un esfuerzo por incorporar criterios ESG (Ambientales, sociales y de gobernanza) en el sector.


Son varias las asociaciones y organizaciones que se enfocan en compartir mejores prácticas en la industria.


La Fundación de Minería Responsable (Responsible Mining Foundation-RMF), una organización sin fines de lucro, ha trabajado en la elaboración del Índice de Minería Responsable (Responsible Mining Index- RMI) que se publica cada dos años.


El RMI reporta que las empresas se están orientando hacia un enfoque cíclico de gestión que busca “Planificar, Hacer, Verificar y Actuar” sobre factores sociales y ambientales.


Para ello se establecen objetivos, se evalúan los riesgos e impactos ambientales con el objetivo de prevenir y mitigar los impactos adversos.


Todo ello implica el monitoreo y evaluación ambiental así como informar sobre sus acciones y efectividad.


Sin embargo, contribuir al desarrollo sostenible desde la actividad minera implica ir más allá del cumplimiento de las normas legales o criterios de viabilidad.


Las empresas deben de involucrarse en los diferentes ámbitos de la gestión socioeconómica y ambiental, por lo cual el concepto de sostenibilidad.


La minería en México no está lejos de buenas prácticas en la materia.