Putin amenaza a Finlandia y a Suecia, no deben provocar a Rusia uniéndoselas a la OTAN


Vladimir Putin, presidente ruso, advirtió que la adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN hará que Rusia reaccione en caso de despliegues militares, cuando el gobierno socialdemócrata minoritario de Suecia adoptó ayer la decisión formal de solicitar el ingreso en la OTAN, siguiendo los pasos de Finlandia.


Durante la cumbre de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) liderada por Rusia, el presidente ruso dijo que la expansión de la OTAN es un problema para su país y que debe mirar de cerca lo que dijo que eran los planes de la alianza liderada por Estados Unidos para aumentar su influencia mundial.


Ante los líderes de la CSTO, que incluye a Bielorrusia, Armenia, Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán, Putin advirtió: “La expansión de la infraestructura militar en esos territorios provocaría nuestra respuesta”, pero estimó que la adhesión de estos dos países europeos a la OTAN no sería “una amenaza inmediata”,


También dijo confiar en que se encuentre un compromiso con Turquía, que se pronunció en contra de la adhesión de Suecia y Finlandia.


Al unísono, Turquía anunció que vetará la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN si estos países mantienen lo que Ankara considera es una política de acogida de militantes kurdos, advirtió el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.


“Suecia es una incubadora de organizaciones terroristas. Acogen a terroristas. En su Parlamento hay diputados que defienden a los terroristas. A quienes acogen terroristas no les diremos ‘sí’ cuando quieren unirse a la OTAN”


Magdalena Andersson, primer ministra de Suecia, confirmó ayer que pedirá formalmente el ingreso en la OTAN debido a la nueva situación de seguridad creada por la intervención militar rusa en Ucrania.


“Hay una amplia mayoría en el parlamento para que Suecia se una a la OTAN”, dijo Andersson. “Esto es lo mejor para la seguridad de Suecia y su gente. Informaremos a la OTAN que queremos convertirnos en miembros de la alianza”.


El anuncio sueco pondrá fin a dos siglos de política exterior basada en la no alineación y rediseñará el mapa geopolítico del norte de Europa.


Al mismo tiempo, la OTAN comenzó en Estonia un ejercicio militar con 15 mil soldados estonios y de la Alianza con el que se abre una ronda de maniobras en la región del Báltico, planificadas y programadas antes de la invasión rusa