Preocupa el riesgo de colapso del Plaza Condesa ante otro posible movimiento telúrico


El pasado martes, 7 de septiembre, un fuerte sismo de magnitud 7.1 cimbró a la Ciudad de México y otros estados del país como Hidalgo, el Estado de México y Guerrero. Ocurre un día 7 de septiembre, siendo inevitable que la ciudadanía recuerde el terremoto de hace cuatro años y los riesgos aún existentes como el edificio Plaza Condesa.


El inmueble previamente había sido catalogado con alto riesgo de colapso y cuya estructura no soportaría otro sismo.


En redes sociales usuarios reportaron con comentarios y videos, desde el cablebús en Iztapalapa hasta lugares como el parque España en la alcaldía Cuauhtémoc, cómo se vivió la situación en distintos puntos de la CDMX.


Los temblores de septiembre de 2017 dejaron solo en la Ciudad de México un total de 5 mil 765 viviendas dañadas, de las cuales 2 mil 273, casi el 40%, sufrieron daño total. El resto, 3 mil 492, sufrieron daños parciales.



De acuerdo con la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la CDMX (PAOT) las alcaldías en donde más edificios de alto riesgo de colapso fueron inspeccionados están en Benito Juárez (32) , Cuauhtémoc (29) e Iztapalapa (20).


Posteriormente, el Gobierno de la CDMX creó la Comisión para la Reconstrucción y en conjunto con el Instituto para la Seguridad de las Construcciones (ISC) se dio a pie al proceso de demolición, rehabilitación y reconstrucción de los inmuebles dañados.


Sin embargo, aún hay varios pendientes por atender para mitigar riesgos. En la Hipódromo Condesa (una de las colonias con mayor riesgo) sigue pendiente la demolición del antiguo edificio Plaza Condesa.


El inmueble fue construido entre 1952 y 1973 por el ingeniero Francisco J. Serrano, no obstante en su diseño no se contemplaron las observaciones antisísmicas que se incorporaron en el reglamento de construcciones del Distrito Federal en 1987, 1993 y 2004.





Dicho inmueble fue clausurado en marzo del año en curso y ha sido catalogado como de alto riesgo de colapso por varias dependencias del Gobierno de la Ciudad de México: el Instituto para la Seguridad de las Construcciones, la Comisión para la Reconstrucción de la CDMX y la propia alcaldía Cuauhtémoc.




La comparativa con lo acontecido hace cuatro años se dio a raíz de que el 7 de septiembre de 2017, a las 23:49:17 horas, ocurrió el sismo más fuerte en casi 100 años en México. Tuvo una magnitud de 8.2 y fue localizado en el golfo de Tehuantepec, a 133 km al suroeste de Pijijiapan, Chiapas.


Doce días después, el 19 de septiembre, aconteció de nueva cuenta un sismo de gran magnitud dejando para ese mes un total de 12 millones de personas afectadas en más de 400 municipios de los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco, CDMX, Edomex, Tlaxcala, Hidalgo, Puebla, Morelos y Guerrero.


Ante la inminente posibilidad de que se registre un nuevo movimiento telúrico, vecinas y vecinos de la Hipódromo Condesa se muestran preocupados por el riesgo que representa el Plaza Condesa pues a la redonda el espacio es ocupado por 764 viviendas donde habitan 1,488 personas.