No hay protocolos para un regreso a clases seguro


Las autoridades educativas parece que improvisan en las medidas para el regreso a clases presenciales, el 30 de agosto.


Padres de familia tienen incertidumbre y miedo porque los menores de edad deben volver a las aulas, es importante que las autoridades faciliten pruebas de detección de COVID-19 y den capacitación a los profesores para que se puedan evitar los contagios.


Se han buscado protocolos claros para el regreso a clases y no hay, además que estos deben ser elaborados por médicos y no por políticos, y estar basados en experiencias internacionales.


Las autoridades deben ser responsables, deben dar instrucciones claras, que expliquen a los padres de familia qué aspectos son responsabilidad de las familias y de los propios niños, y qué aspectos serán responsabilidad de la escuela y de las autoridades.


Cada escuela tendría que tener instructivos claros a la entrada, filtros de seguridad, toma de temperatura, cubre bocas de calidad para dar a las familias, estrategias de sana distancia para alternar grupos, facilidades para pruebas de detección, mientras que los maestros estuvieran capacitados para identificar y evitar los contagios.


Ante la desinformación en la materia, los padres de familia se han acercado a agrupaciones tratando de hacer un frente común que pueda pedir información y tener la seguridad de que sus hijos estarán seguros y atendidos.