Naucalpan con potencial de captación pluvial, nuevo PMDU debe incentivar sistemas de gestión hídrica


De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (b) la mitad de las presas más grandes del país se encuentran por debajo del 50% de capacidad.


Se presenta escasez de lluvia del 1 de enero al 15 de mayo provocando un déficit del 28.2% de precipitaciones. La presa Madín abastece de agua a miles de familias de Atizapán de Zaragoza, Tlalnepantla y Naucalpan.


La iniciativa privada ha propuesto implementar sistemas de captación pluvial en desarrollos habitacionales para aprovechar la temporada de lluvias.


Algunos Estados han comenzado a implementar programas para la captación pluvial de agua, como es el caso de Jalisco, con el programa “Nido de lluvia”, el cual se espera que beneficie cerca de 7 mil hogares.


En Ciudad de México a través del programa social “Cosecha de Lluvia” operado por la Secretaría de Medio Ambiente. Dichos programas tienen la finalidad de mejorar el suministro de agua a viviendas en colonias de bajos recursos.


La presa Madín fue construida entre 1972 y 1974 como un vaso de almacenamiento para el control de avenidas del río Tlalnepantla y actualmente es uno de los principales cuerpos receptores de agua. El cuerpo hidráulico abastece al municipio de Naucalpan de Juárez


Desarrolladores inmobiliarios buscan aprovechar los escurrimientos urbanos que se generan durante las lluvias en condiciones normales. De acuerdo a estudios técnicos realizados es posible descargar anualmente 245,025 metros cúbicos a la Presa Madín mediante sistemas de captación que retengan el agua de lluvia (para evitar se mezcle con aguas negras) e incorporen al río San Juan.


El proyecto contempla que en las vialidades principales haya una red de drenaje pluvial con 16 puntos de descarga distintos, de los cuales 11 se conducen al Río San Juan, 4 se dirigen al Río Tlalnepantla y 1 descarga a una cuenca diferente.


Con ello se propone reducir la dependencia al agua de la presa Madín si parte del agua de lluvia es captada y tratada para uso doméstico. En 6 meses es posible generar 44,048 metros cúbicos. Si el 60% del agua de lluvia se aprovechara en actividades humanas y el restante 40% se infiltrará al subsuelo.


En los desarrollos impulsados se ha optado por instalar sistemas de captación que permitan recolectar las aguas de lluvia y así evitar que el líquido se vaya al sistema de alcantarillado pluvial. Su objetivo es almacenar y filtrar el agua para labores de uso doméstico aplicando la norma de calidad “NOM-003-SEMARNAT”.


El Municipio se encuentra en un momento coyuntural que le permite abordar e incorporar de manera adecuada los sistemas de gestión hídrica, dentro del nuevo Plan Municipal de Desarrollo Urbano (PMDU), en específico dentro del Pilar 2 Territorial, Municipio Ordenado, Sustentable y Resiliente, el cual contiene algunos de los Objetivos de la Agenda 2030 de la ONU.