Masas de linchamiento: Serio peligro para el estado de derecho, el desarrollo y el bienestar social


Las masas de linchamiento socio-digital representan uno de los riesgos más peligrosos para los esfuerzos de modernización y desarrollo. Los grupos sociales que operan bajo la logica de linchamiento, se cierran al diálogo, ofrecen soluciones simplistas o nulas a problemas complejos y no toman en consideración ningún argumento que rete su narrativa.


Por si fuera poco, en muchas ocasiones no tienen ni siquiera conocimiento del problema o de la necesidad alrededor de la cual se manifiestan. Peor aún, en muchas ocasiones las masas de linchamiento socio-digitales se vuelven agresivas y violentan el Estado de Derecho como las acciones recientes de algunos movimientos en Puebla y otros lugares del centro del país lo demuestran. Esto se hace cada vez más común y todos somos susceptibles.


La semana pasada, se allanó propiedad privada (la planta de la empresa de origen francés Bonafont) por medio de la violencia física en el estado de Puebla. Grupos de choque agredieron a las autoridades y pusieron en riesgo a la población, ya que se sabe que intentaron quemar una parte de las instalaciones que contenía un alto contenido de materiales inflamables. Incluso se habla de la toma de otras plantas productivas por parte de estos grupos, lo cual afectaría gravemente la economía de miles de trabajadores que dependen del funcionamiento de su empresa. Hay que recordar que como se vio en Puebla, estos movimientos se tornan violentos con rapidez, creando un peligro inminente para la sociedad.


Existen muchos movimientos sociales secuestrados por masas de linchamiento con intereses particulares. Se apropian de necesidades legítimas (como el estrés hídrico), pero en vez de resolver los problemas a través del diálogo y la diplomacia, optan por retar y atentar en contra del gobierno, de la propiedad privada y de la ciudadanía.


El impacto de las acciones de estas masas es brutal para el desarrollo económico, ya que este tipo de problemáticas generan un panorama de incertidumbre total para las inversiones, así como un impacto directo en el bienestar social.


Es muy importante advertir que todo el país está expuesto a estos grupos, nadie está exento de que este tipo de dinámicas subversivas se repitan, incluyendo el área metropolitana de la CDMX. De hecho, el Plan Municipal de Desarrollo Urbano de Naucalpan (PMDU) podría verse afectado por grupos con estas ideologías, frenando el desarrollo y la modernización del municipio de manera considerable.


Es imperativo que se respete y se haga valer el estado de derecho para impedir que se repitan casos como el de Puebla en otros lugares del país.