La ley no debería exigir las firmas de más del 1% del electorado




La Comisión Europea para la Democracia por el Derecho o también conocida como la Comisión de Venecia, es un órgano consultivo del Consejo de Europa sobre buenas prácticas democráticas formado por 57 países, de los cuales, 10 no son europeos, entre los que destaca México.


En su código para avanzar en el desarrollo de la democracia auténtica proponen que en la ley electoral de las naciones no se debería exigir las firmas de más del 1% del electorado de la circunscripción a la que se busque optar una candidatura, una situación distinta a la legalidad mexicana que exige 3% a los aspirantes independientes que busquen un puesto de elección popular.


Actualmente, la activista Norma Romero se encuentra en una batalla legal para poder ser votada el próximo 6 de junio en Puebla capital, luego que el Instituto Electoral del Estado publicó de manera extemporánea el listado de las candidaturas a alcaldías, y el 5 de mayo el nombre de la abogada apareció en la lista, pero horas después el registro fue alterado.

En el “Código de Buenas Conductas en materia electoral” se puede leer que los partidos con, excepción de los de nueva creación o de formación independiente, pueden acceder con relativa facilidad a firmas necesarias, por lo que promueve que, con el fin de evitar manipulaciones, es preferible que la ley no exija las firmas de más del 1% de los votantes.

Romero reconoce que no haber alcanzado el 3% de las firmas que se le solicitaban para acceder a la postulación, pero el IEE descartó en todo momento dar paso a su replica.


La abogada, para recuperar sus derechos político-electorales, denunció ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (Fede) al IEE, así como el consejero presidente, Miguel Ángel García Onofre, y otros funcionarios del órgano electoral por violencia política de género y violaciones a la ley en la materia.