La Condesa puede innovar y revitalizarse con espacios públicos en propiedad privada.


La colonia Condesa fue fundada de forma oficial en el año de 1927, para su desarrollo habitacional se realizó un trazado por el antiguo hipódromo, con su forma elíptica. En ella se contempló el desarrollo posterior de boulevares, camellones, glorietas, fuentes y dos grandes parques: el Parque España y el Parque México (originalmente General San Martín). Hoy, tiene el potencial para renovarse y generar mayor integración entre sus habitantes y la ciudad implementando espacios públicos de propiedad privada.


El terremoto de 1985 dejaría importantes afectaciones, sin embargo la colonia logró levantarse y erigirse, con una amplia oferta cultural, y albergar: restaurantes, librerías, cafés, galerías de arte, boutiques de moda, centros culturales y áreas verdes de la CDMX por las que muchos mexicanos han transitado. Sin embargo, en 2017 de nueva cuenta el terremoto afectó bastante inmuebles en la zona. Hoy, surgen dos preguntas ¿Que se ha aprendido?¿Cómo hacer mejor una colonia que ya es innovadora y vivaz?


En la actualidad el contexto urbano en el que hoy se determina el espacio público se ha hecho más complejo, pues se ha incorporado de forma creciente la participación de nuevos actores. Su gestión y puesta en obra se desarrolla en una sociedad mixta (público-privada), que requiere de la coordinación de intereses diversos, de trabajo conjunto y mayor integración con los servicios de infraestructura que facilitan la movilidad urbana.


Distintas ciudades en el mundo han entendido dicha dinámica y han puesto en práctica los llamados POPS (Privately Owned Public Spaces) que son espacios exteriores o interiores provistos para uso público. El Ayuntamiento de Nueva York ha sido una de las más innovadoras en la materia, mientras que en América Latina destaca el caso de Chile, Las Condes en la Región Metropolitana.


Nueva Las Condes, un proyecto inmobiliario iniciado el año 2002, destinado al mercado de oficinas de alto estándar. A pesar de situar su origen en el centro empresarial, el espacio central no responde a un destino específico, como podría ser comercial o de vivienda. Se trata de un paseo peatonal con apariencia pública que en determinados momentos del día aporta gran vitalidad al entorno.


El barrio, por así decirlo, se encuentra rodeado de parque y áreas culturales por lo existe la concavidad necesario para los ciudadanos puedan visitar el lugar, aunado a esto cerca hay importantes vías que facilitan el acceso vehicular y a pocas manzanas del eje Alameda-Providencia-Apoquindo, que cuenta con varias líneas de transporte público, incluida una línea de metro.La principal fuente de accesibilidad para quienes utilizan el paseo peatonal es el transporte público (61%), siendo el metro el medio que trae al 50% de los usuarios.


Incorporar este tipo de características a desarrollos inmobiliarios en la colonia Hipódromo Condesa supone una oportunidad para incentivar la economía de la zona y facilitar la integración de habitantes. Para lograrlo es necesario incorporar ciertos componentes de uso común: biciestacionamientos en espacios comerciales, conexiones seguras a parques, rampas de accesibilidad en banquetas y señalética.


Contrario a lo que pudiera pensarse un paso peatonal, como espacio público en propiedad privada, brindaría mayor seguridad a la zona pues en él converge gente de forma constante e incluso es posible generar activaciones socio-culturales. Además, contaría con la presencia de policías, cámaras de vigilancia y señalizaciones.