Insubsistencia del Plan Municipal de Desarrollo Urbano de Naucalpan demorara reactivación económica


El proceso globalizador que se ha generado en las grandes metrópolis ha dado como resultado un cambio en la cuestión de la centralidad de las ciudades, lo que ha propiciado la decadencia gradual de aquellas localidades urbanas que no se han adaptado.


Naucalpan de Juárez se encuentra inmerso en esta dinámica, la posible insubsistencia del Plan Municipal de Desarrollo Urbano (sin tener un documento que le reemplace) demorara la modernización de infraestructura y usos de suelo que se requieren para volver a dinamizar económicamente a Naucalpan.


El costo de mantenimiento de la infraestructura urbana disponible, misma que décadas atrás la hizo competitiva y atractiva, al municipio de Naucalpan se ha incrementado. Dicho factor en conjunto con la necesidad de inversión para su reemplazo y modernización son dos motivos que han propiciado la decadencia de la Ciudad.


El mes pasado el Juzgado Décimo de Distrito emitió una resolución sobre un amparo en torno al proceso de consulta ciudadana, para la emisión del Plan Municipal de Desarrollo Urbano del municipio (PMDU). Dicha resolución plantea dejar insubsistente al plan. Sin embargo, esta resolución aún no causa derecho dado que procede recurso de revisión.


Si la resolución fuese confirmada por el tribunal colegiado el PMDU quedaría como insubsistente y se caería en un limbo jurídico pues no habría normativa que integre y actualice la cartografía de riesgos, zona de restricción, vialidades, zonas de vivienda y tablas de usos de suelos. Se requiere un documento que sirva de guía para el crecimiento urbano e incorpore nuevos enfoques acordes al contexto de la economía nacional y mundial.


El cambio en las actividades productivas industriales que han generado una reestructuración, reorganización y racionalización económica que afecta la estructura urbana requiriendo una nueva localización de los servicios, comercios y zonas habitacionales.


Durante los años cuarenta y cincuenta México transitó por un periodo de industrialización y tuvo lugar en unas cuantas ciudades: Ciudad de México, Monterrey, Puebla y Guadalajara. La concentración de actividades económicas fue acumulativa y provocó que las localidades cercanas fueran retomadas para canalizar el crecimiento urbano.


En una primera etapa la actividad económica de la Ciudad de México, empujó el desarrollo de los municipios de Naucalpan, Tlalnepantla, y Ecatepec en el Estado de México. Un par de décadas después, esto se amplió hacía Hidalgo, Puebla y en los 70´s hacia Querétaro y Morelos.


De los 27 municipios mexiquenses conurbados con la CDMX, entre ellos Naucalpan, aquellos que tenían una mayor cercanía y proximidad física vieron como sus necesidades fueron rebasadas por la capacidad de satisfacerlas con la infraestructura existente.


La expansión de Naucalpan y Tlalnepantla fue estimulada con una política de promoción a la instalación de industrias que definió el gobierno del Estado de México. Hoy, el sector industrial en la localidad se encuentra en decrecimiento y mantiene muchos espacios ociosos.



En resumen, Naucalpan de Juárez es parte de un proceso macroeconómico más grande que la ciudad mexiquense. El municipio mexiquense atraviesa por un deterioro como producto del proceso de desindustrialización o pérdida de dinamismo derivado del cambio de actividades económicas.


Desde la segunda mitad de la década de los 90 Naucalpan ya presentaba presiones en el mercado de la vivienda, por la carencia de espacios para expandirse, y empezaron a extenderse los asentamientos urbanos como opción para quienes no podían pagar un hogar por el alto costo. Más de 20 años después el área urbana definida sigue siendo la misma, ocupa el 43% de la superficie total del territorio municipal y concentra casi la totalidad de la población.