‘Hoy doy la cara y ante la autoridad’: Gobernador de Querétaro en caso Lozoya




Esta mañana, durante la conferencia matutina del presidente de México, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, rechazó haber recibido sobornos a cambio de promover y votar por la reforma energética que se aprobó en el Congreso de la Unión durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

Las acusaciones del exdirector de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, señalarían a Domínguez, quien fuera diputado del Partido Acción Nacional (PAN), como parte de una red de personas que recibieron sobornos entre los años 2013 y 2014 para aprobar esa reforma estructural.


“El señor Emilio Lozoya ha pretendido involucrarme con una bajeza inaudita en actos de corrupción. Ha aportado sólo sus dichos que valen lo que su prestigio: nada (…).”

Francisco Domínguez Servién, gobernador de Querétaro.

“No tengo nada que temer, nada de qué avergonzarme y nada que ocultar (...) Hoy doy la cara y ante la autoridad. No busco protección a cambio de inventar falsedades”, respondió Francisco Domínguez, gobernador de Querétaro, quien, en su posición de diputado federal, siempre mostró su apoyo a la Reforma Energética, la cual, desde su perspectiva, traería importantes beneficios al país.

El gobernador explicó que “no había necesidad de darme dinero a favor de un voto que ya se tenía por convicción personal. Además, lo reitero, lo he dicho siempre, su servidor no vive de la política”, haciendo alusión a que él estaba de acuerdo con dicha reforma.




Sobre el video que apareció el lunes en YouTube, donde se ve a Guillermo Gutiérrez Badillo (quien trabajo en el Senado durante la administración pasada y era su secretario particular en la gubernatura estatal) recibir fajos de billetes, presuntamente producto de sobornos para que se aprobara la Reforma Energética, respondió así:

“De manera perversa se filtró un video en donde aparece una persona en la que deposité mi confianza y que me acompañó por años (…) Lo removí de su cargo y di parte a las instancias correspondientes para que él a su vez apele lo que su derecho que le convenga”.

El gobernador de Querétaro dijo que “nadie paga para que le pegues”, y siguió: “si los dichos de Lozoya fueran ciertos, él no habría presentado 807 reservas y modificaciones a las reformas de aquel gobierno”.

“No le hubiera quitado el control del Consejo de Administración de Pemex, ni quitado cinco asientos al sindicato petrolero. Les recuerdo que el consejo aprueba contratos, obras, proveedores. Sacar al sindicato no sólo incomodó a aquel gobierno, sino que detonó amenazas contra mi vida”, sentenció Domínguez Servién.

Según Domínguez, la razón por la que lo están involucrando es porque se avecina el proceso electoral. “No se puede creer en la palabra de un delincuente confeso”.


“Existe una intención política. No es una cuestión legal (...). Atacan a un gobernador de oposición bien calificado. Mienten porque Querétaro no tiene una sola observación de la Auditoria Superior de la Federación, ni de la Secretaría de la Función Pública.”

Francisco Domínguez Servién, gobernador de Querétaro.

Cuando inició la ronda de preguntas y respuestas, un periodista cuestionó a Domínguez Servíen sobre la red de corrupción a la que lo relaciona Emilio Lozoya; en ese momento intervino el presidente Lºopez Obrador y propuso que, por “urbanidad política”, se dejara el tema “para otra ocasión”.

FRASE PARA RESALTAR EN LA NOTA:

“Les propongo: el gobernador ya fijó su postura, lo hizo con mucha claridad, como él lo ha manifestado dando la cara, ahora también, según escuché, esa iba a ser su única aclaración sobre este tema. Por qué no tratamos de dejar para otro momento este asunto, incluso, hasta por respeto, por urbanidad política, y va haber tiempo para desahogar este tema. Le corresponde a la Fiscalía aclararlo en su momento, y se va a seguir hablando de es este tema, pero en esta ocasión hay tantos otros asuntos.”

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

Los periodistas respondieron que no, así que el presidente le preguntó a Domínguez Servién si quería contestar, y el gobernador de Querétaro insistió en que ya había dado su postura y no iba a hablar más del tema. “Va a ser el único posicionamiento y creo que fuí muy claro”, dijo.

López Obrador reiteró que no tiene relaciones de complicidad con nadie y que su postura es que se investigue a todos, incluso si son sus familiares, e insistió en cuidar la dignidad de las personas y no hacer juicios sumarios ni linchamientos políticos.