Hay que reconstruir la ciudad y hacerla mejor para todos


Aún existe un número preocupante de edificios dañados por los terremotos del 2017, es necesario atenderlos, acondicionarlos o en caso de ser necesario, demolerlos. Lo anterior es claro, la pregunta es, qué viene después. Estamos ante una oportunidad de fomentar la edificación de inmuebles seguros, sustentables y que contemplen la construcción de espacios públicos en propiedad privada. A su vez el proceso de reconstrucción generará un número importante de empleos.


Aquellos inmuebles afectados representan la posibilidad de construir de acuerdo a las necesidades de locales y de la CDMX: edificios sustentables, con capacidad de absorber movimientos telúricos y que generen inclusión entre ciudadanos. Datos de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) señalan que en la Ciudad de México hay un déficit de 200 mil viviendas.


Distintas voces en el Gobierno Capitalino y la iniciativa privada han planteado impulsar el sector de la construcción para dicho fin pues tiene enclave con diversos sectores economía. Ante la pérdida de más de 200,000 empleos formales en la ciudad se debe avanzar en la reactivación de la economía.


Paseo de la Reforma es una de las zonas que forma parte parte del plan de reactivación económica de la Ciudad de México, contempla acelerar la construcción de por lo menos 25 inmuebles, y generar así 10 mil empleos directos y 11 mil indirectos, con una inversión de 9 mil millones de pesos.


El proyecto capitalino contempla agilizar los trámites para iniciar las construcciones de manera inmediata y así reactivar el sector tras el freno comercial provocado por el covid-19.


A un par de kilómetros se encuentran las colonias; Condesa, Hipódromo Condesa, Roma Norte y Roma Sur y que en actualidad son jefe referente de la Ciudad de México, conocidas por sus espacios públicos, actividad comercial, en particular restaurantes, bares y cafeterías que hacen de estas colonia uno de los lugares comerciales más importantes de la ciudad.


La crisis económica generada por la pandemia casi sextuplicó el número de locales comerciales en renta en estas colonias, en su mayoría PyMes, por lo que se hace necesario incentivar la economía en estas zonas. Aunado a la necesidad de evitar la congestión en lugares para consumidores, turistas y personas locales.


El distanciamiento social obliga a diseñar áreas urbanas más seguras para cuidar la salud pública y pone en manifiesto la necesidad de repensar los espacios públicos y privados. Distintos comercios privados se han visto en la necesidad de expandirse hacia espacios públicos para evitar la saturación.


El sector de la construcción de viviendas debe de adaptarse a esta situación y proveer infraestructura que facilite el flujo de personas. La nueva urbanidad deberá atender varios puntos: redefinirse desde un sentido de lo local y la proximidad, crear una infraestructura de cuidado con espacios que ofrezcan mejor salud pública y bienestar, ser conscientes de la vulnerabilidad en la que viven las personas en las urbes hoy en día.