Gómez Urrutia recuerda regreso a México pese a deuda de 100 mdd a mineros


El senador por Morena, Napoleón Gómez Urrutia se encuentra tranquilo y asegura “échenme al tigre más furioso y rabioso que quieran’’, a pesar de la deuda de 55 millones de dólares que no entregó a extrabajadores de Cananea como indemnización cuando la mina fue privatizada, aunque podría alcanzar los 100 millones.

Gómez Urrutia asegura sentirse orgulloso que para los líderes sindicales internacionales sea considerado un héroe, según sus propias palabras en la entrevista publicada por el diario El Sol de México.

“Soy un caso único en México, por la consistencia y la cantidad de recursos con que nos atacaron para destruir. En la mayoría de los países cuando son perseguidos con tal agresividad o terminan en la cárcel o terminan muertos o desaparecidos’’, dijo.

Entre 2006 y 2008, la entonces Procuraduría General de la República solicitó órdenes de aprehensión contra el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMRM) por un presunto delito financiero grave al disponer ilegalmente de 55 millones de dólares de un fideicomiso de los trabajadores del sindicato.

En días pasados, el subsecretario del Trabajo de la CTM, Javier Villarreal Gámez, sostuvo que, de acuerdo con un análisis de los afectados, el monto que debe pagarse se elevaría a 100 millones de dólares, por los intereses acumulados hasta ahora.

A pesar de todo, Gómez Urrutia sostiene que hasta la Interpol le dio la razón de que era un perseguido político porque canceló la ficha roja que pesaba sobre él a nivel internacional, y la Corte lo exoneró en 2014.

“Me dieron una carta por escrito, porque la Interpol consideró que la solicitud de México era una persecución política, lo que canceló la ficha roja y se pidió a todas las oficinas del mundo que borraran el nombre de Napoleón Gómez Urrutia de cualquier expediente en 2008. Y la Suprema Corte de Justicia de la Nación en México, en agosto de 2014, me exonera de las acusaciones”, dijo.

El Líder minero se siente orgulloso de enfrentar a los expresidentes Vicente Fox y Enrique Peña Nieto y evitar que lo extraditaran desde Canadá, así como manteners al frente del sindicato minero luego de que en doce años fue reelegido unánimemente en seis ocasiones.

"No cualquiera se pelea con El Águila, ni contra los tres presidentes ni contra los tres hombres más ricos de este país, pero al final no pudieron porque nunca tuvieron ningún fundamento sus acusaciones falsas, su perversidad y su cobardía y todo lo hicieron para desacreditar y destruir al movimiento obrero democrático’’, sostuvo ante el medio.

En 2013, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) ordenó al sindicato minero repartir 54 millones 84 mil 470 dólares entre los miles de trabajadores que laboraron para la empresa Minera Cananea.


La JFCA resolvió a favor de las demandas presentadas por varios grupos de trabajadores porque alegaron que nunca se les entregaron recursos que depositaron para su beneficio por el consorcio Grupo México en un fideicomiso que quedó bajo cargo del gremio desde marzo de 2005.


Además, la Suprema Corte de Justicia en 2016 negó un amparo al líder minero, quien pedía a la STPS una indemnización por daño moral; los ministros determinaron que en el caso, la difusión de información hecha por la dependencia estuvo justificada.