FGJ-CDMX imputa a uno por asesinato de dos niños en Centro Histórico



La Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México (FGJCDMX) informó que una persona imputada por los homicidios de Héctor y Alan Yair, los niños descuartizados en el Centro Histórico de la capital del país.


“Se lleva a cabo la audiencia inicial en el que la gente del Ministerio Público de la Fiscalía de Investigación Estratégica del Delito de Homicidio le formula imputación en su probable participación de homicidio calificado”, sostuvo la Fiscalía capitalina.

A través de redes sociales, la FGJ-CDMX sostuvo que en el caso de un segundo detenido, “se tiene previsto judicializar la carpeta de investigación por su probable participación en el delito de narcomenudeo y se trabaja en la integración de la indagatoria para solicitar orden de aprehensión en su contra por su probable participación en la muerte de los adolescentes”.



El primer hombre es identificado como Baltazar “N” quien presuntamente transportaba en una carretilla de carga restos desde el predio ubicado en la calle República de Cuba hasta República de Chile, donde fueron ubicadas las cajas con los menores de edad.

Baltazar “N”, de 25 años de edad, fue puesto a disposición, por su probable participación en el delito contra la salud en su modalidad de narcomenudeo, hipótesis de posesión con fines de comercio.


Revelaciones de la PGJ


De acuerdo con el diario El Universal, el homicidio de Héctor y Alan Yair, apuntan integrantes de La Unión Tepito, en específico la célula de El Manzanas y El Elvis, como principales sospechosos quienes se disputan el control de las extorsiones, el cobro de piso y la venta de drogas al menudeo en la zona centro.


Tras la detención de tres personas por el caso, se dio a conocer que la vecindad donde asesinaron a los menores pertenece a un supuesto delincuente al que identifican como El Pollo.


El sospechoso es el jefe de esas calles y le rinde cuentas a El Manzanas y a El Elvis. Además de que las autoridades confirmaron que él dio la autorización de utilizar su predio para el asesinato.


A El Pollo se le relaciona con la venta de drogas al menudeo —en la que utiliza a niños— e incluso se le vinculó con el homicidio del líder de los comerciantes, Raymundo Pérez, ocurrido en mayo de 2019.