En 2023, seremos autosuficientes en gasolina y diésel: AMLO


El presidente de México anunció la compra de la refinería Deer Park de Houston, Texas, propiedad de Shell.


A través de un video posteado en su cuenta de Twitter, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que se concretó la compra de la refinería Deer Park de Houston Texas, propiedad de la compañía gasera Shell, lo cual, aseguró, permitirá a Petróleos Mexicano (Pemex) ser autosuficiente para el 2023.

“Hoy cerramos la operación para comprar la refinería Deer Park de Houston, Texas, propiedad de Shell. Ahora Pemex tendrá el 100% de las acciones. Lo más importante es que en 2023 seremos autosuficientes en gasolinas y diésel; no habrá aumentos en los precios de los combustibles.”
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

Explicó que se compraron el 50% de las acciones restantes, pues la otra parte ya era propiedad de Pemex: “De esta manera, ya contamos con una nueva refinería”, dijo.


Esta planta, afirmó López Obrador, tiene la capacidad para procesar 340 mil barriles diarios, los cuales apoyarían en la producción de gasolinas y Diesel; aseguró que ésta funcionará de la misma manera que la de Dos Bocas, en Veracruz.

“Y es igual que la nueva refinería de Dos Bocas que estamos construyendo que también va a tener la capacidad de refinar 340 mil barriles diarios de combustibles.”
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

Esta compra forma parte de las acciones del Gobierno por incentivar la autosuficiencia de México en la producción de combustibles para antes del 2023.


“Recibimos seis refinerías en mal estado, las estamos modernizando. Se está reiniciando también la cotizadora de Tula para ampliar la capacidad de refinación en esa planta y dos refinerías más. Recibimos seis refinerías y vamos a entregar ocho. De esta manera, vamos a dejar de comprar los combustibles, las gasolinas en el extranjero (...). Vamos a ser autosuficientes para antes del 2023.”, mencionó.


Agregó que esta compra tuvo un costo de casi 600 millones de dólares (aproximadamente 12 mil millones de pesos), los cuales se obtuvieron “no crédito, no deuda, sino de los ahorros por no permitir la corrupción”, subrayó.


De acuerdo con el comunicado oficial gubernamental, Pemex había adquirido la primera mitad de estas acciones en 1993, lo que implicó una asociación con Shell Oil Company en la administración de las inversiones necesarias para procesar crudo Maya.


Es así que, con nueva compra, se espera que Pemex pueda alcanzar la producción de un millón 362 mil barriles diarios, de tal manera que se cuente con el total de la demanda mexicana de gasolinas, diésel, turbosina y otros petrolíferos.

El documento también aclaró que la empresa mexicana mantendrá “la eficiencia administrativa para cumplir con todos los protocolos necesarios para la seguridad de las instalaciones y su entorno en materia ambiental y social”, al mismo tiempo que impulsará el desarrollo social de las comunidades donde la planta vaya a tener presencia.


“Esta adquisición será financiada en su totalidad por el Gobierno Federal y se tiene programado que la operación de compra-venta se cierre en el último trimestre del año, sujeta a la aprobación de las instancias regulatorias del Gobierno de Estados Unidos.”, finalizó el escrito.


López Obrador adelantó que los detalles de esta acción se darán a conocer el miércoles 26 de mayo durante su conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional.