Elecciones en Honduras, demasiado cerradas para declarar vencedores


La elección de ayer, que busca el relevo del presidente Juan Orlando Hernández. ha sido marcada por retrasos en el cierre de centros de votación y conteos a boca de urna –donde oficialistas y opositores se declararon ganadores.


Los primeros resultados preliminares, arrojan que Xiomara Castro, del izquierdista Partido Libertad y Refundación, lideraba la contienda con 53.44% de los votos, frente a 34.01% para Nasry Asfura, del Partido Nacional.


Durante la jornada, varios centros de votación estuvieron abarrotados, algo inusual en las dos últimas elecciones de 2013 y 2017.


El temor de fraude y la muerte de unas 31 personas vinculadas a los comicios avivaron la tensión.


Los hondureños no quieren que se repita la historia de 2017, cuando Hernández sumó un periodo más en el gobierno en medio de protestas y acusaciones de fraude. Hasta ahora el Partido Nacional lleva 12 años en el poder y la candidata con más probabilidades de cambio es Xiomara Castro. La exprimera dama aspira por tercera vez a la Presidencia y es la única con posibilidades de derrotar al sucesor escogido por Hernández, Nasry Asfura.


La votación pareció ordenada en las primeras horas. Las boletas se marcaron para presidente, miembros del Congreso y cargos locales.


El Consejo Nacional Electoral pidió a los partidos que se abstuvieran de declararse victoriosos o de proporcionar conteos parciales de votos, mientras la jornada estaba en curso. Sin embargo, media hora antes de que cerraran las urnas, dirigentes del Partido Nacional aseguraron que iban ganando.


Honduras incluye al COVID-19 como una de las crisis que ha enfrentado. El desempleo fue de 10.9% en 2020 y las pandillas siguen aterrorizando, obligando la migración.