Durante 13 años, autoridades panistas de la Benito Juárez “olvidaron” resolver caso Millet 39


En los últimos 13 años, todas las administraciones panistas que han pasado por la ahora alcaldía Benito Juárez han sido omisas en solucionar la exigencia de los vecinos de la colonia Extremadura Insurgentes sobre el inmueble ubicado en Millet 39. La estrategia de las autoridades locales solo ha sido que el tiempo pase y quede en el olvido.

El proyecto inmobiliario de 100 departamentos de la Constructora Rouz tiene acusaciones vecinales de ser un caso de corrupción, ya que viola reglamentos, normatividades y las leyes de construcción, uso de suelo, además de todo, el proyecto es diferente a lo que ellos manifestaron en la misma alcaldía.


Vecinos de la colonia se han sentido solos en su lucha contra el inmueble ante las irregularidades que presenta y ante la omisión por parte de las autoridades locales quienes han guardado silencio, pasando a ser más aliado de la constructora que de los habitantes.

En 2009, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) exigió al entonces Jefe de Delegacional panista, German de la Garza, que demolieran la construcción, cosa que no hizo.


Tres años después, los colonos evitaron la ocupación de algunos departamentos luego del levantamiento de sellos que hizo alcaldía Benito Juárez para cumplir con la orden del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, pues incurrió en un error al no acreditar la personalidad jurídica del director del área durante el proceso que realizó en contra de la empresa inmobiliaria.

En la actualidad, el inmueble parece vacío, sin embargo, los sellos se encuentran rotos. Los vecinos cuentan que, a pesar de que saben que oficialmente no vive nadie, ventanas abiertas y extraños movimientos al interior podrían indicar que alguien vive en el lugar localizado en la colonia Extremadura Insurgentes.


El temor de los vecinos es que, a partir de un inmueble cimentado a partir de la corrupción y la violación de la legalidad, lleguen 100 familias y se deterioren los servicios básicos como el agua potable que ya está muy escasa, así como el flujo vehicular. Con el promedio de habitantes por familia en la delegación que es de casi tres personas, equivale a unas 300 personas.

La única petición de los vecinos del inmueble, cercano al Parque Hundido, es que simplemente se respete la ley.