Diputados capitalinos abandonaron a ciudadanía, asegura De Antuñano


Pedro Pablo de Antuñano, líder de Redes sociales Progresistas en la Ciudad de México, aseguró que los ciudadanos están molestos porque los 66 diputados locales durante la pandemia del covid-19, porque los vecinos de los 33 distritos electorales no han vuelto a ver.

“El diputado va a pedirle el voto y ya que es diputado no vuelve; en una crisis sanitaria las autoridades deben estar al frente y resulta que la ciudadanía sabe que su diputado está escondido y no volvió”, dijo el líder capitalino.

Durante un mitin en la unidad habitacional Nonoalco Tlatelolco, donde participaron 200 personas que resguardaron la Sana Distancia, Antuñano dio a conocer los resultados de la encuesta "Sentir Progresista", realizada vía telefónica a la militancia de RSP para conocer sus impresiones sobre el trabajo que han realizado el Gobierno local.




De Antuñano aseguró que este instituto político propone un recorte al presupuesto de los diputados del 65 por ciento, además de que cada legislador debe cobrar un sueldo de dos salarios mínimos, pues el legislar es un servicio a la ciudadanía.

“(La ciudadanía) Está enojada porque el diputado va a pedirle el voto y ya que es diputado no vuelve; en una crisis sanitaria las autoridades deben estar al frente y resulta que la ciudadanía sabe que su diputado está escondido y no volvió”, dijo.

El líder capitalino de RSP señaló que tan sólo para el año 2020, el Congreso de la Ciudad de México recibió 1 mil 766 millones de pesos, es decir cada uno de los diputados costó a la ciudadanía 26 millones 758 mil pesos anuales.

En comparación, el Congreso Nacional de España que cuenta con 350 diputados contó con un presupuesto relativo a mil 135 millones de pesos y la inversión por cada diputado es de 3 millones 256 mil pesos.




Recordó que el Congreso de la Ciudad de México aprobó la donación de 400 millones de pesos para la red de hospitales de la CDMX que atienden casos de Covid-19, también se aprobó que la jefatura de Gobierno use de manera discrecional el presupuesto de la Ciudad para atender la emergencia sanitaria.