Cambio Climático en niveles catastróficos


Los objetivos mundiales de lucha contra la pobreza, la desigualdad, la injusticia y el cambio climático se enfrentan a un déficit de financiación de 100 billones de dólares y es probable que no se alcancen si no se destina el 10 por ciento de la producción económica mundial a los objetivos de la ONU cada año hasta 2030, según un informe.


Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU lograron metas en todos los ámbitos, desde el medio ambiente hasta la salud y la igualdad, y cuentan con el apoyo de todos los Estados miembros, pero la entrega de fondos por parte de gobiernos, inversores, bancos y empresas para ayudar a cumplirlos ha sido sistemáticamente insuficiente.


El informe de Naciones Unidas y la Iniciativa Force for Good, respaldada por el sector financiero, muestra que el déficit anual, golpeado por el impacto de la pandemia de coronavirus, asciende ahora a 10 billones de dólares al año.


La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos informó, por su parte, que el financiamiento de la lucha contra el cambio climático que dan los países desarrollados a los países en vías de desarrollo aumentó dos por ciento entre 2018 y 2019, hasta totalizar 79 mil 600 millones de dólares.


La comunidad internacional se comprometió a luchar contra las emisiones de gases de efecto invernadero, pero esas promesas “van en la dirección equivocada”, explicó un informe de la ONU.

En consecuencia, “el mundo sigue un camino catastrófico”, alertó Guterres. “Si bien existe una clara tendencia a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a lo largo del tiempo, los países deben redoblar urgentemente sus esfuerzos”, pidió el informe del organismo de la ONU sobre cambio climático.

El documento es una evaluación de los compromisos de los 191 países que suscribieron el Acuerdo de París de 2015 de lucha contra el cambio climático. De todos los países, solamente 113, que representan el 49 por ciento de las emisiones de GEI, han actualizado sus compromisos nacionales, al 30 de julio.

Por su parte, el presidente de EU, Joe Biden, instó al mundo a llevar su "máxima" ambición a la cumbre sobre el cambio climático que se celebrará en noviembre, advirtiendo de que el planeta enfrenta un plazo cada vez más ajustado.

El mandatario propuso una nueva meta global para reducir en un tercio las emisiones de metano en todo el mundo para 2030, un objetivo respaldado por la Unión Europea y que puede ser clave para combatir el calentamiento global.

Planteó la nueva meta durante un foro de alto nivel y que contó con la presencia de representantes de grandes países contaminantes como China, India y Rusia, además de la participación de los mandatarios de México y Argentina.

Biden invitó a más de 15 líderes globales, una lista conformada por países causantes del 70 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero. La iniciativa se presentará formalmente durante la próxima cumbre del clima de la ONU (COP26), que se celebrará en noviembre en la ciudad escocesa de Glasgow.

Los países ricos se comprometieron en 2009 a que en 2020 entregarían anualmente 100 mil millones de dólares a los países en vías de desarrollo para adaptarse al impacto del cambio climático, y a reducir sus emisiones de los nocivos gases de efecto invernadero.


El mundo sigue un rumbo “catastrófico”, que provocará un aumento de la temperatura media de 2.7 oC de aquí a finales de siglo, alertó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.