A un año de su detención, Robles asegura que quiere demostrar su inocencia



Este jueves, a las 13:13 horas, en la cuenta de Twitter @Rosario_Robles, cuya administración temporal tiene Mariana Moguel, hija de Rosario Robles, apareció el mensaje: “Hoy cumplo un año de estar privada de mi libertad injustificadamente. La venganza de unos, la cobardía y el silencio cómplice de otros, y una procuración de justicia selectiva me tienen aquí. Carta desde Santa Martha”.

Dicho mensaje, que finaliza con el hashtag #JusticiaSíVenganzaNo, se acompaña de una carta escrita a mano, presuntamente, por María del Rosario Robles Berlanga, quien fue secretaria de Desarrollo Social en el gobierno de Enrique Peña Nieto, y quien actualmente está recluida en el Centro Femenil de Reinserción Social de Santa Martha Acatitla.

Resalta en el escrito que la exfuncionaria asegura que la juzgan por quien es y no por lo que supuestamente hizo. La carta es escrita cuando se cumple un año de su encarcelamiento, y coincide con las declaraciones de Emilio Lozoya, a casi un mes de su llegada a nuestro país.

Con sus dichos, el exdirector de Petróleos Mexicanos involucra a varios políticos del PRI y PAN activos en los dos sexenios anteriores al actual; entre los nombres que suenan para ser llamados a declarar figuran el ex presidente Enrique Peña Nieto y su secretario de Hacienda Luis Videgaray.





Desde que llegó a México, Lozoya no ha pisado la cárcel; sin embargo, el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, afirma que ya se inició un proceso penal en su contra por los casos Odebrecht y Agronitrogenados.

Hace un año, Robles Berlanga fue vinculada a proceso por uso indebido del servicio público cuando estuvo frente de las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Ese es el motivo por el cual hoy, su hija Mariana Moguel hace pública la carta que a continuación se puede leer:

Se me acusa de una omisión (que no de corrupción) que no merece prisión, se han violado mis derechos al debido proceso y a la presunción de inocencia. Se me juzga por quién soy y no por lo que supuestamente hice.

Se ha puesto en marcha toda una maquinaria para denostarme, difamarme, hacer escarnio de mi persona, con una saña que es proporcional al miedo y al odio que me tienen. Llama la atención que soy la única en esta condición.

A quienes se les ha acusado de delitos más graves se les respetan sus derechos, y a los delincuentes del crimen organizado se les ha dejado flagrantemente en libertad.

La conclusión es clara: no se trata de un ánimo de justicia. Estoy aquí porque me llamo Rosario Robles. También porque soy mujer.

Quieren borrar una vida entera de lucha por mejorar nuestro país, y por abrir espacios y pelear por los derechos de las mujeres. Quieren borrar mi historia, anularme, silenciarme. No es la primera vez.

A mujeres que se han atrevido a subvertir el orden patriarcal se les ha condenado; se les ha mandado a la hoguera o a la guillotina, se les ha obligado a vestirse de hombres para ser reconocidas o confinadas a un convento.

Miles han sido asesinadas por su pareja; a otras nos mandan a la cárcel para excluirnos, borrarnos. Pero más temprano que tarde aparecerán en mi camino juzgadores que con valentía apliquen la ley y me hagan justicia.

Yo estoy tranquila como dijo recientemente el Presidente “mi tribunal es mi propia conciencia”.

El problema es para quienes mandan mensajes equivocados a la sociedad: mejor huye porque si te presentas voluntariamente, tu delito no es grave y eres leal a tus principios, pero eres considerada adversario/a, tu destino es la cárcel.

A veces despierto desolada, pero entonces pienso que lo mío es nada frente al duro hecho de que más de 55 mil familias mexicanas están de luto y abandonadas en su dolor, que muchos tienen hambre, que cientos de miles se han quedado sin trabajo y que muchas madres tendrán que optar entre trabajar para darle de comer a sus hijos o quedarse en casa para hacerle de maestras o cuidadoras porque el Estado ha delegado en ellas lo que es su responsabilidad.

A fin de cuentas, a pesar de la situación, estoy agradecida porque estoy viva y sana. Porque mi hija Mariana (mi mayor tesoro) goza de salud y ante esta adversidad ha mostrado una fuerza que me hace sentir orgullosa, porque mi familia y mis amigos se encuentran bien y no me abandonan, porque muchísima gente a la que no conozco me ha enviado su solidaridad y bendiciones.

Por otra parte, siempre me he sentido orgullosa de que soy de los pocos políticos/as que han recorrido el país, que han llegado hasta los lugares mas recónditos. Siempre he dicho que he trabajado por las comunidades más pobres, y porque las mujeres rompan las cadenas que las atan (hay una ley Robles, por ejemplo).

Pero ahora he tenido oportunidad de estar con las olvidadas entre las olvidadas. Con las mujeres que nadie voltea a ver (yo misma no lo había hecho), muchas de las cuales son inocentes. Algunas porque son indígenas o porque no tienen recursos para una buena defensa.

He conocido de primera voz relatos desgarradores. La cárcel tiene cara de pobreza. La injusticia tiene cara de mujer. Aquí he asumido una causa más. La de muchas de estas mujeres que se me acercan con la esperanza de encontrar una luz, una palabra de aliento, una solución.

Porque el poder (de servir) no te lo da un cargo, sino la fuerza interior y una trayectoria que aún en este lugar de oscuridad muchas respetan. No dejo de luchar entonces. Quiero demostrar mi inocencia. Pronto dejaré atrás este episodio. Estoy segura.

Mientras tanto, gracias, muchas gracias a las y los que con su fuerza me han sostenido, en especial a mi Mariana que no me deja caer. Pronto podremos darnos un abrazo.

La carta es firmada por Rosario Robles, y fechada el 13 de agosto de 2020.